Libros y películas para pasarlo mal

Puede que estés un poco cansado de que te recomienden libros como Drácula, Frankenstein o toda la obra de Lovecraft para pasar un poco de miedo, o que estés harto de ver, año tras año, películas como The rocky horror picture showLa novia cadáver o Psicosis. Nosotras también. Y como el cine y la literatura nos han dado grandes y terroríficas joyas que merece la pena no perderse, aquí tienes nuestra lista para pasarlo mal en la noche de Halloween.

 

LIBROS PARA PASARLO MAL

 

1. La narración de Arthur Gordon Pym (Edgar Allan Poe, 1838)

Te recomendamos esta pequeña y enigmática novela si te apetece ponerte un poco escabroso y leer los pasajes más sanguinarios y violentos del autor de El cuervo. Una travesía en barco nada placentera que se repitió en la vida real 45 años después de su publicación. ¿Precognición, tal vez?

 

2. Siempre hemos vivido en el castillo (Shirley Jackson, 1962)

Las hermanas Blackwood viven junto a su tío Julian en una mansión en la que seis años antes murieron el resto de sus familiares. Una historia que parece simple de la reina del “terror doméstico” que le quita todo el encanto a los cuentos de hadas.

 

3. La feria de las tinieblas (Ray Bradbury, 1962)

Cuando era pequeño Bradbury conoció a un mago llamado señor Eléctrico que le ordenó vivir eternamente. Años después lo convirtió en un personaje de esta novela a lo Stranger things en la que dos adolescentes descubren un mundo de pesadilla a pocos kilómetros de casa.

 

4. La condesa sangrienta (Alejandra Pizarnik, 1966)

Se llamaba Isabel de Báthory y era mala, mala, mala. Si te apetece una historia de esas que no te terminas de creer que una persona tan perversa existiera, te toca leerla. Se comía los ojos de su sirvienta e inventó artilugios para satisfacer su lado sado, entre otras… ¿leyendas?

 

5. La larga marcha (Stephen King, 1979)

De los pocos libros del autor que no tiene versión cinematográfica, esta la historia de una competición deportiva singular: una caminata a 6,5 km/hora, sin etapas de descanso ni meta fijada, en el que parar o hacer trampas supone la aniquilación inmediata.

 

PELÍCULAS PARA PASARLO MAL

 

1. ¿Quién puede matar a un niño? (Chicho Ibánez Serrador, 1976)

Hace pocos días el festival de cine Nocturna rendía homenaje al creador de Historias para no dormir. Si te tragaste Un, dos, tres pero no has visto ninguna de sus películas, puedes empezar por este relato de terror a plena luz del día que reflexiona sobre la inocencia infantil.

 

2. La sombra del vampiro. ( E. Elias Merhige. 2000)

Esta historia nos traslada a los años veinte, al rodaje del clásico Nosferatu. Alimenta los rumores en torno a la identidad real del actor que interpretó al Conde Orlok. Un juego de espejos dentro de un juego de espejos.

 

3. Cockneys vs zombies (Matthias Hoene, 2012)

Los ancianos de una residencia se las tienen que ver con una horda de muertos vivientes que han arrasado la ciudad. Ciudadanos lentos y ajados perseguidos por zombies lentos y ajados. Te gustará si te gustaron Zombieland o Shaun of the Dead (Zombies Party).

 

4. The one I love (Charlie McDowell, 2014)

Tiene aspecto de comedia romántica y no lo es: ahí está parte de su encanto. Eliminar todos los defectos de la persona a la que amas tiene mucho de terrorífico. Esta cinta pasó bastante desapercibida en las salas de cine pero está teniendo en Netflix su segunda oportunidad.

 

5. La invitación. ( Karum Kusama. 2015)

Una cena entre amigos, en una casa lujosa y grande se va convirtiendo en otra cosa. La cinta arranca despacio, pero envuelve espectador en un ambiente tenso y cargado del que no se puede zafar.

 

 


Síguenos en