A los pies de F. M. Espinosa

A mi calzado, sea el que sea, solo le pido que siempre me devuelva al hogar. Esto es donde tenga el corazón. Y, como el corazón  es caprichoso, mi hogar nunca está en el mismo sitio. A mis pies solo les pido que no se alejen mucho del camino, me lleve a donde me lleve.

 

 

(Este texto pertenece a la serie especial que hemos creado en 120 Pies. En esta editorial los pies son importantes, sobre todo para recorrer distancias que parecen inabarcables, así que decidimos pedirles una foto de su parte más inferior a nuestros autores y hacerles a todos la misma pregunta: ¿Hacia dónde te llevan tus pies? Esta es una de las contestaciones que recibimos.)


Síguenos en