Joe Dever. Una mente inquieta

Antes de la publicación de Mójate de Melanie Rostock hubo mucho trabajo previo. Para confeccionar la estructura de la novela, los distintos caminos que iba a poder elegir el lector, estuvimos charlando con un experto en libro juegos. Aquel coleccionista tenía especial predilección por las aventuras de Lobo Solitario.  Unas ediciones con la cubierta verde con ilustraciones llenas de guerreros blandiendo espadas y monstruos fantásticos de dientes afilados. Nos mostró algunos títulos de aquella saga: El desierto de las sombras, La piedra de la ciencia, El caldero del miedo. Los primeros libro juegos de Lobo Solitario se editaron en 1984, y se convirtieron en un éxito de ventas en todo el mundo.

Para escribir un libro en el que el lector escoge su propia aventura hay que tener las ideas muy claras. Debido a las ramificaciones, a los múltiples caminos, mantener la coherencia y no dejar cabos sueltos resulta complicado. El autor debe comprobar, una y otra vez, que al puzzle que está componiendo no le sobran ni le faltan piezas. Los autores de libro juegos abordan una labor agotadora. Imaginad esa tarea multiplicada por 28.

Porque Joe Dever llegó a escribir 28 libro juegos de Lobo Solitario. Años de trabajo, jornadas enteras frente al escritorio desarrollando no solo un mundo para su historia, sino también versiones alternativas de la trama dependiendo de las decisiones del lector. Un laberinto de argumentos que demuestra que la de Dever es una mente lúcida. Brillante.

Antes de dedicarse a la escritura, Dever fue técnico de sonido.  Grabó con artistas como Frank Zappa o los Sex Pistols. Y, tras los años 80, cuando llegó el declive de los libros “elige tu propia aventura”, mostró su talento en el desarrollo de videojuegos o tableros de mesa. Una vida llena de etapas interesantes. Una tras otra. Sin duda.

 

Sin título-2


Síguenos en