Las primeras veces

Asumamos que las primeras veces no suelen ser como habíamos esperado. Los nervios, las manos sudadas y la inexperiencia, no son buenas compañeras para el erotismo. Para reírnos de las nuestras, tal vez sea interesante repasar las de otros, en este caso las del cine. Estos tres momentos de la historia de la gran pantalla demuestran que nuestros abuelos eran solo, en apariencia, más impresionables que nosotros.

 

El primer beso

Lo protagonizaron dos actores de Broadway en una breve secuencia rodada en 1896 que causó bastante escándalo en la prensa. Si los hermanos Lumière querían aun más atención para sus producciones, la consiguieron gracias a The Kiss.

 

El primer streptease

El primer baile erótico ante una cámara se realizó también en 1896. Para un espectador de hoy en día no resulta demasiado sensual, pero tiene su interés para comprobar la cantidad de capas de ropa que llevaban las mujeres de la época. Muchos expertos consideran Le Coucher de la Marie como el arranque del cine pornográfico.

 

El primer orgasmo femenino.

Hedy Lamarr consiguió un doblete en 1933 con Extasis. En esa película protagonizó el primer desnudo integral de la gran pantalla (si dejamos de lado las producciones pornográficas y nos centramos solo en el cine comercial) y también interpretó el primer orgasmo femenino que vieron los espectadores en sala. Es recordada por brincar por un prado como fue traída al mundo en aquella película, pero también fue ingeniera y patentó un sistema de comunicaciones secreto durante la II Guerra Mundial.

 


Síguenos en