Manifiesto del editor digital para antes de salir por la puerta

Uno pasa año y medio dándole forma a un proyecto. Después lo lanza, abre su tienda web y realiza una fiesta de inauguración. Todo, sin volverse demasiado loco durante el trayecto. En la puerta de la oficina de 120 pies hay un folio agarrado a la pared con chinchetas. Lo vemos cada vez que salimos de allí, antes de apagar las luces y echar la llave.

1. Editar en digital hoy se parece a la conquista del salvaje oeste americano. Hay pocas reglas, está todo por hacer. Delante solo tenemos campo abierto, lugares en los que nadie ha pisado.

2. A estas alturas ya es imposible el fracaso. El reto era abrir la editorial. Está funcionando. Felicidades. Reto superado.

3. ¿Has hablado hoy con tu madre? ¿Con tus autores? ¿Qué puedes hacer para vender un ejemplar mañana?

4. Hay muchos buenos libros ahí fuera esperando a ser publicados. Se trata de tener los ojos bien abiertos.

5. No es un trabajo fácil. Pero también es divertido.

6. No hay nada tan urgente que no pueda esperar hasta mañana. Hacemos libros, no operaciones a corazón abierto. Vete a casa.


Síguenos en